En fecha 05 de enero de 2018 el Ministerio del Poder Popular para la Comunicación y la Información dio a conocer el primer artículo oficial sobre la nueva criptomoneda que plantea lanzar el Gobierno nacional: el Petro. La publicación en cuestión, es la primera referencia disponible y orientada a informar al público respecto a la moneda digital, luego que en diciembre fueran publicados los Decretos N° 3.196 y 3.197, en Gaceta Oficial Extraordinaria N° 6.346, ambos de fecha 08 de diciembre de 2017, donde se autorizaba la creación de la Superintendencia de los Criptoactivos y actividades conexas venezolana, nombrándose a Carlos Eduardo Vargas Urbina como Superintendente.
La publicación responde a preguntas claves tales como qué es el Petro, definiéndolo como “una moneda digital que se utiliza de manera electrónica a través de computadoras o teléfonos inteligentes en la red de Internet”; para qué sirve el mismo, entendiendo que “permite realizar transacciones directas entre compradores y vendedores sin intermediarios ni gestores”, y atendiendo, sobre todo, a una de las preguntas recurrentes del público, como era la seguridad de utilizar dicha moneda en transacciones corrientes, a lo cual el artículo señala que el Petro, tal como el resto de las criptomonedas, se maneja por medio de sistemas operativos que funcionan con software libre. Del mismo modo, se explica que, en las cadenas de bloques, o blockchain, “quedan plasmadas todas las transacciones que realizan los compradores y vendedores sin intermediarios. Por lo tanto, las operaciones dejan un registro y son visibles para los inversionistas”.
Mención aparte merece el respaldo financiero con el que se pretende cuente la nueva moneda, el cual estaría calculado en un barril de petróleo de la cesta venezolana por cada Petro (1 Barril de petróleo venezolano = 1 Petro); si bien el Decreto 3.196 que crea a la Superintendencia de los Criptoactivos y actividades conexas venezolana, explica que, aparte del petróleo, podrán utilizarse para la valoración del Petro “otros commodities, entre ellos el oro, diamante, coltán y gas”.
Normalmente, las criptomonedas se encuentran respaldas en la confianza de los usuarios que transen con ellas, con lo cual su valor en el mercado se incrementa a la par que se incrementa la confianza depositada por los usuarios para efectuar transacciones con las mismas, lo que se traduce en el número de transacciones diarias que se realicen con esa moneda específica. Esto hace que el Petro sea bastante sui generis en este sentido, a medio camino entre una emisión de deuda y una criptomoneda respaldada en un activo de la nación todavía indeterminado. Ese mismo respaldo financiero con que cuenta la moneda, a juicio del Gobierno venezolano, representa una ventaja comparativa del Petro frente a cualquier otra criptomoneda existente actualmente.
Por último, se hace énfasis en la libre disponibilidad de la moneda para aquellos usuarios que se registren en un monedero electrónico y transfieran bolívares al mismo, para luego adquirir la criptomoneda, con la cual se espera que los tenedores de la misma puedan adquirir directamente bienes esenciales como alimentos y medicinas, a la vez que estos puedan efectuar transacciones con otros países y entre sus propios habitantes.
Según información de la cuenta en Twitter de la Superintendencia Criptomonedas Venezuela (@SupCriptoVe), se espera que el próximo domingo 14 de enero se efectúe el encuentro nacional de mineros del Petro, acto donde se presentará el “acta de nacimiento” o White paper del Petro. En declaraciones a Venezolana de Televisión, el Superintendente de los Criptoactivos y actividades conexas venezolana, Carlos Vargas, aseguró que la población “va a poder comprar sus petros en un plazo no mayor a mes y medio”.


0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *